viernes, 5 de marzo de 2010

Gabriel Cruz Mayorga



Bio-bibliografía

Gabriel Cruz Mayorga . San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. Egresado de la Sogem de la Ciudad de México. Ha escrito De la luz, En el Corazón del Hombre, De espejos rotos y otros ruidos. Ha publicado en varias revistas de la República. Actualmente es estudiante de la carrera de Lingüística en la Escuela Nacional de Antropología e Historia y es fundador de la revista Dialectos, una revista de estudiantes de lingüística de la ENAH.

Poética

La poesía se dice a sí misma. El poeta es un accidente, histórico quizá; sus palabras no le pertenecen porque él tan sólo es un representante de la tribu (Gary Snyder). La función de la lengua es social y la del habla, individual (Curso de lingüística, Ferdinand De Saussure), es decir la lengua sólo se da en el colectivo, y el habla es una voluntad individual. Metáforas y tropos se desprenden del cuerpo del lenguaje, en literatura, para significar otra cosa.

La poesía siempre está más allá y es inalcanzable en su totalidad; los poemas son una muestra de que la lengua es algo vivo y activo, y pertenece a un plano que no es del todo consciente. Y es bueno que sea así, porque la poiesis (práctica, en su acepción griega) permite el juego y la creación.

Pero no todo es palabra en poesía, implica también una ética y una actitud, una forma de vivir, “una posición frente a la historia” (Roland Barthes. El grado cero de la escritura).

Para mí la poesía será siempre un misterio, cuando pienso en qué es, escribo; y cuando escribo dejo de pensarla, actúo (desde esa sustancia frágil y escurridiza que son las palabras), y al actuar estoy haciendo un puente con la realidad (la otra realidad de la que hablaba Paz) y con mi entorno, y la transformo. La poesía es un compromiso ¿con qué? Con una tradición, con las palabras y con el silencio. Yo no escribo poesía, la poesía me escribe. La poesía se dice a sí misma.

Poemas


Preguntas
...........Al pueblo palestino, enero de 2009 ,a 22 días de la invasión israelí a Palestina


Quién es el otro
.............a quién asesinan
qué rostros de angustia

cuáles son sus últimas palabras
..........no escuchadas
lanzadas a un desierto

cuáles sus últimas ideas
......de dónde viene
la irrupción del fuego
en la ceniza cotidiana de la cocina
de los pies descalzos

dónde se fractura la mirada
.........suspendida
por un horizonte clausurado

en los diarios y en la tele
atrás del infierno
de las voces anónimas
aparecen los ministros

firman tratados de paz
se dan la mano
negocian las fronteras
los ríos

atrás la muerte y su boca oscura
atrás la gente y su historia interrumpida
dislocado su hombro
por cargar sus muertos

quién es el otro
que desde adentro nos mira
quién nos traspasa su miedo
a través del sueño

quién enmudece


De la serie de poemas de Cartas no enviadas ( inédito)

CARTA

amor
dónde estás
porqué dejaste
tus ojos
en la mitad de mí

ahora no sé
qué veo
cuando veo
amor
sino un cuerpo
que te busca
o unas palabras
que te hablan
en silencio

o una pared
donde me ausento
porque regreso
de la calle
y tengo la sensación
de que una mitad mía
no regresa conmigo

y es que he salido a buscarte
como un loco y un extraño

me he sentado a comer
al lado de la gente
y sin hablar
con un dolor común
cocidos con la misma aguja
en la misma mirada ausente

y es que los domingos
uno está más solo

en un plato se asoma el rostro
y el cielo es más limpio
pero nadie habita la tierra

a estas horas
en los domingos
nuestros pasos resuenan
en otro lado

son domingos
con los pies
metidos
en los zapatos
de los lunes

como verás amor
esto no es un poema
sino una carta
escrita
en las paredes
de la sangre


Carta al sur

.............................A juan gelman

Me la paso haciendo poemas que no escribo:
es extraño hablar
¿Hablo porque existo o porque quiero existir?,
¿Por qué la lengua se enrolla
hasta el silencio?

amor, te estoy buscando siempre
en el rostro que no tienes

¿Por qué no tendremos patria también
a qué memoria evocamos
cuando el país lo vemos ya sin nombre?

también por eso hablo:
se atraviesan puentes de aquí allá
con el mismo deseo intacto

¿A qué crimen vamos asistir hoy
y a taparnos los ojos?

¿Por qué todo lo queremos nombrar?

me la paso haciendo cartas que no voy a enviar
pues cuando escribo es para extrañarme
o de alguna manera espantar la ausencia:
soledad

¿Alguna vez estuviste en el sur?

hay niños allá que nadie nombra
mujeres erguidas con un árbol en la mano
hombres que caminan mostrando su espalda

yo tengo un hueco en la voz cuando estoy hablando del sur

me la paso atravesando ausencias
que no voy a nombrar

otra vez amor te has ido
sólo una canción dejas
en la memoria que va inventarla

en mi mano tengo un rostro
y la mano de una sombra
escribiendo por mí

Artes poéticas

Revista La Otra