jueves, 1 de enero de 2009

otredades / Slleni Sánchez Gabriel



[sobre el autor]

(Huatulco, Oaxaca, 1987). Actualmente radica en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas en donde cursa la Licenciatura en Lengua y Literatura Hispanoamericana (UNACH).

Ha colaborado, tanto en poesía como en ensayo, en diversas revistas literarias como Fandango y Claroscuros de la costa chica de Oaxaca y Mirada Sur, de San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

Actualmente es colaboradora y editora de la página virtual de poesía alternativa Vozquemadura y fue galardonada, en el 2008, con la 5a edición del premio universitario de poesía "Joaquín Vásquez Aguilar" con el poemario Senderos arriesgados.


[selección de textos]

***
En un centímetro de duda,
puede brotar el desvelo,
y el terror de tu partida;
nazco para olerte,
para saberte distante, pero mío.
El odio cabe en todas partes; mi amor solo cabe en ti.


***

Mi alma no tiene fondo,
tu amor no alcanza los senderos que recorro con la lengua,
con ella trazo las distancias
y dibujo el hueco sin fondo que es mi corazón:
pozo que te refleja,
que no quiere hundirte en las aguas del infierno solitario de mi nombre.
No quiero velar tus sueños
con este arrullo de notas tristes
porque te acosará en cada esquina
en las calles ruidosas que acarician tu cama.
No quieras llenarme,
llevarme de tu mano…
Por ahora
préndeme a tu cuerpo.


***

Esta mujer esta cansada de la noche que carga sobre su espalda,
de las mañanas perdidas,
tiene que rascarse la mugre del alma
y frotarsela en la piel,
para desaparecer las grietas que incendian su nostalgia,
el ardor es la llanura que se abre después de caer de la montaña,
los golpes duelen más cuando no se esperan,
mi horizonte tiene el alma de un muerto que llora su pena,
la alegría de un beso que se estrena,
la desesperación del que sabe que espera
en un balcón abierto a la esperanza,
esa ingrata que te habla al oido
............./y después blasfema junto a tu ventana.
Esta mujer se escapa de los dedos del amor,
sus flechas no fueron bien hechas,
y antes que lastimar un pecho,
prefiere guardarse en las palabras.


***

Ellos vendrán a roer los trozos de casa
que he tejido con hilos de lana enredada a tu silueta,
habrá testigos hambrientos de contar lo que han visto;
de la mujer de cabellos largos,
que atraviesa la calle tomando al miedo de la mano,
con una pupila deslizándose hacia la rendija,
y la otra saludando a los vecinos.
Vendrán lo sé, vendrán
y acabarán con el ultimo vestigio de mis palabras hechas mito,
contadas para adormecer las horas
para haber sido sólo hembra
en mitad de la penumbra
donde todos ansían formar parte
de esta constelación de mentiras
que se abalanzan sobre tu espalda
para deshacer heridas y amamantar la esperanza.
Vendrán , es mas que cierto,
aunque aun no aprendo del todo bien
lo que significa la certeza en mi universo.


La he visto

Para deshacer la noche,
tendría que cabalgar la amargada soledad
que construye su casa a orillas del recuerdo.
La he visto pasar con tus ojos cargados a la espalda
para enmarañarlos a su techo.
Ha recortado por trozos tu sonrisa
y es tan leve
que cuesta levantarla
y remendarle prendas al arrepentimiento.
Tiene rostro,
juro que la he visto,
teme tu presencia
y aún así la invoca,
le han trazado la piel para atrapar
muros de sol en tu espalda clandestina.

5 comentarios:

Fausto Carámbura dijo...

Vuelvo a insitir, Sllenii despliega el sentimiento de la razón a una perspectiva ontológica, adquiere cualidades que unen al misterio con la propia impugna del amor y el erotismo.

Raúl Vázquez y Lorena Díaz dijo...

órale qué profundo; "insisto", de qué chingado(s) se trata la poesía,

Oh, dice la crítica, No es la poesía la cuestión, No mames, le digo, Pero, pero, Bla, bla, bla..., ¿Así de verdadero así de óntico?, Yes, Chale, Sí, chale, Buha, buhaaaa,

raúl vázquez

Fabián Rivera dijo...

Qué tal Rawy? Un sabroso comentario para iniciar la mañana, eh?

Saludos

Fausto Carámbura dijo...

Qué tal "rawy". Pecas de mamón (huy, huy, huy). Poetita de la senda oscura.

Saludos y besos gordito.

Rodolfo Girón dijo...

la neta si pecas de mamòn Raùl, señor timorato perfecto, sì don perfecto.

Rodolfo Giròn.

Artes poéticas

Revista La Otra