jueves, 3 de julio de 2008

René Morales




Bio-bibliografía

René Morales Hernández (Ocozocoautla de Espinoza, Chiapas, 1981). Licenciado en Lengua y Literaturas Hispánicas por la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha publicado en las revistas Solario, Viento en Vela, Lenguaraz, Shampoo, Punto de Partida y Alforja, así como en los periódicos El Diario de Chiapas, El Universal y La Jornada. Su obra poética está en los libros Tentación de decir (UNAM, 2002) y Espacio en disidencia (Praxis-Velamen, 2005).


Poética

Un solo hombre ha nacido, un solo hombre ha muerto en la tierra

JORGE LUIS BORGES


En realidad es muy difícil hablar de este tema, pero a mi muy limitado entender, creo que una de las frases que más me han marcado en lo referente a una poética es un verso de Arhur Rimbaud que dice: “Je suis autre” ("Yo es Otro"), así que a grandes rasgos, puedo decir que escribo porque sé que hay alguien más, porque sé que al otro también le duele la muela del mismo modo que a mí, porque sé que odia, que se enamora y se desenamora de la misma forma, escribo para otro que soy yo, repitiendo infinitamente lo que otros ya han hecho conmigo.


Poemas

Palomas

A Anahí Allard

I

(Atardece)

La tarde nos caía en los hombros
y una sarna de ternura se nos pegaba a la médula
esperando a que los techos de las iglesias transpiraran el calor de Dios
como sábanas de santidad
porque Dios debe de tener algún tipo de fiebre.

Crecía nuestro amor a la par del hambre
tomando el sol como un antibiótico contra la tristeza
como si eso fuera suficiente
como si bastara con creer que el día había sido bueno
y que el alimento aparecería pronto
en cualquier esquina, en cualquier plaza
sin avisarnos nada
o cualquier otra cosa que esperáramos
al final daba lo mismo
creíamos que el día había sido bueno
y la tarde seguía anidando en nuestros hombros.


II

(Anochece)

Los goteros de la noche
dejaban caer una a una las estrellas
para decirnos que el sueño venía galopando en las colinas
y que el azul era más azul.

Que las sombras se comían a la ciudad
que lo alumbrado por el hombre haría que la urbe se volviera tierna
como tú abrazada por los sueños.


III

Nadie podía hacer nada contra tu espalda
porque era sólo tuya
porque mi mundo se volvía una víbora enorme
entre el polvo y la nostalgia
una mordida de un caimán
alguien dice sangre y voltea a verte y sabe que algo sangra.

Nadie podía hacer nada contra tu espalda
contra un caparazón de carne
contra las alas anidadas en la pus de los insectos recién nacidos
que el hombre envidia.
Como quien dice luz y cree que su dios hace la luz
para que el ojo vea la miel en un rostro ajeno.


IV

(Retrospectiva)

Esto era antes y lo sé
porque el tiempo se llena de moho
envejezco diciendo pan y vino,
circo y hambre .

Esto era antes de que los ángeles
se volvieran carnívoros
y se batieran los labios
y ninguno fuera invitado a la última cena por su mal gusto
y supieran de sus sexos debajo de las mangas
y ya nadie pudiera decir nada porque no se quería decir nada
porque ellos venían sobre nosotros
como vampiros de tiernos rostros
a los cuales moríamos por besar.

Antes, mucho antes, estábamos en los tejados y lo sabíamos
a pesar de la tarde, la sarna, tu espalda, la noche y sus goteras.
Éramos dos y lo sabíamos por el canto o por el frío,
daba lo mismo, los dos teníamos los noticieros nocturnos
o el pequeño relojito del microondas
hablándonos de cómo se horneaba mi vejez

para tus días de fiesta.


V

(Cuestiones migratorias sin importancia)

Qué más da, no es para tanto
iré al mar que no es tan peligroso
solo tendré que aguantar la repetición del oleaje
la caída de una ola que se rompe, se rompe
la ternura de otras aves y listo
reunir a un par de amigos
el festín nos obligaría a seguir improvisando.


* * * * * * * *


Actos comunes del Dios de los perros

Dios siempre se ensaña
con sus criaturas más débiles.
Y lo sé.
La muerte es una bendición.
El problema son las costumbres.
Así pensamos unos cuantos perros callejeros
y este simple hacedor de poemas.


(El Bestiario del Perro o El libro que justifica la santidad de todas las bestias)



De algunas tristezas producidas por la vida cotidiana o de cómo la desesperación amarga al corazón moderno


El perro se despierta,
come.
Espera a la noche.
Ve a otros perros.
Bebe de vez en cuando
y no sabe si vive
Pero está seguro de que hay un par de muertos que hacen lo mismo


(El Bestiario del Perro o El libro que justifica la santidad de todas las bestias)



De la importancia de la sangre en el reconocimiento de ciertas especies


Recuérdame como el peor de las bestias.
Como un asesino que se sentaba a comer contigo
sin haberse lavado las manos.

Recuérdame por un miércoles cualquiera.

No tiene importancia.

Yo te seguiré reconociendo por la sangre.


(El Bestiario del Perro o El libro que justifica la santidad de todas las bestias)

23 comentarios:

Fernando Trejo dijo...

Mi estimado René, es un gusto ya verlo por acá. Ojalá te des una vuelta un día de estos por esta tu tierra de la que renegaste el otro día pero bien que amás.
SALUDOS
PD. gracias por los tocinos y las buenas caguamas, siempre un gusto haber conocido su departamento a tres mil pies de altura.
Tu hermano.

Marina Centeno dijo...

Estimado Poeta, es un verdadero placer pasar por sus versos, desde la construcción fragmentaria de los esquemas libres hasta la temática elegida en donde el autor proyecta la peculiaridad de su visión poética. Gracias por el deleite. Enhorabuena, saludos cordiales desde Yucatán, México.

EL PÁVIDO NÁVIDO dijo...

Siempre es un gusto leer cosas nuevas de usted. Aunque quizá haya cosas que debas trabajar un poco, siempre he admirado la sencillez con la que describes esos vacíos. Vaya un abrazo
y, como bien dices, no es por lo que somos...
Besos y copas
El P.N.

Anónimo dijo...

Fabián:

¡Aquí hace falta alguién!

Saludos.
Fausto

Fabián Rivera dijo...

Claro mi estimado Fausto, claro que siempre hará falta alguien.

Saludos afectuosos.

Anónimo dijo...

patética arbitraria?

Anónimo dijo...

Muy chingona!!! los Felicito, gracias por hacer este tipo de espacios. Saludos

Mario Alberto Bautista dijo...

Jajaja. Digo: JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.

Anónimo dijo...

Bautista dedícate a lo tuyo y guárdate la risa para cuando estés solo y miserable como siempre.

Mario Alberto Bautista dijo...

No, ése es Marco Fonz, jajaja. Yo tengo quizá pocos pero muy buenos amigos. Y un poco de sentido autocrítico no nos vendría mal, dicho sea de paso.

Mario Alberto Bautista dijo...

Hola René, ¿eras tú o tu doppelgänger al que vi hace un rato en el vestíbulo del Jaime Sabines, frente a una enfebrecida y bullanguera marimba? Bueno, sólo Dios sabe.

Un abrazo.

anónimo dijo...

Compañeros Chiapanecos: Les recuerdo aquel versículo del profeta Moisés quien en su segundo libro de crónicas llamó a la cordura a su pueblo: "Hagamos un pacto como lo hicieron tu padre y el mío. Te envío presentes de plata y oro. Rompe tu pacto con Basà, rey de Israel para que se vaya de mi territorio" oh!!! chiapanecos.
Hago un llamado cual Moisés ante su pueblo, no por ello sintiéndome profeta en su tierra sino un hermano que abre su corazón ante ustedes... háganlo por nuestros niños!!!
Recuerden también hermanos: "Quien codicia en exceso destruye su casa, el que odia el soborno vivirá" Provervios 15:27.

LOS AMO

HE DICHO

ALBERTO TREJO

equilibrista dijo...

René: me gusta la sencillez de tus poemas, su concreción segura en toda su inseguridad, en el auscultamiento del mundo por la mirada, en la aprensión de mundo por el leguaje (Ya veo los comentarios que me tilden de farsante por considerar bueno el trabajo de los amigos).
Chidos los pasados tragos en tu casa, una gran noche, una gran vista, una excelente charla.
Un abrazo, mi hermano,
lp

Anónimo dijo...

Mario ALberto Bautista, vete a reir de tu puta madre.

Anónimo dijo...

Mario ALberto Bautista, vete a reir de tu puta madre.

Mario Alberto Bautista dijo...

Dímelo en la calle.

Anónimo dijo...

En la calle es donde está tu conocimiento.

Mario Alberto Bautista dijo...

Una forma de demostrar o construir el conocimiento es debatiendo, argumentando. Te invito con mucho gusto, si así lo quieres, a hacerlo en mi entrada en este blog o en el mail queotracosapuedohacer(arroba)gmail.com

Quiero agregar, por otra parte, que no tengo ningún problema con absolutamente ninguno de los poetas incluidos en este blog y que espero que mis comentarios no sean malinterpretados como un acto de provocación o burla. La risa de mi comentario del 8 de julio se debe al comentario del día 6 de julio, en esta misma entrada. No me río de la felicitación por hacer este blog. Por qué sí me río, entonces. Pregunto: por qué no puedo hacerlo.

En fin, un saludo a todos y espero que René me disculpe por atraer a su entrada comentarios ajenos a su escritura y postura poética.

Anónimo dijo...

Ahora hazte pendejo Bautista!

Mario Alberto Bautista dijo...

Qué curioso: yo que pensé que trataba de ser sincero. Pero yo soy mejor que tú porque doy la cara, así de simple.

Cuídate.

Patricia Gonzalez Marin dijo...

Hola Rene en horabuena, y gracias por la poesia a mi princesa. No espero verte engrandecido porque ya no quiero estar aqui. Asi que mucha suerte y que Dios te bendiga.

the amorosos dijo...

hola amigo rene,es un plecer poder leer tus poemas ya que nos alimentan el alma y nos sirve de mucho;Es un orgullo decir que aca en chiapas existe un gran poeta,y ese eres tu.saludos.

fumado dijo...

Rene:
Que chido leerte por internet tambien... gracias por tu libro y por tus poemas... siempre es un gran alivio poder leerte en las madrugadas en la catrina. Saludos y sigue adelante hermano.
Carlos

Artes poéticas

Revista La Otra