martes, 31 de marzo de 2009

colaboraciones / Dos poemas de Roberto Rico


Para el público arbitrario, conocedor de las más puras esencias del poema, dejamos estos dos textos inéditos de Roberto Rico (Cintalapa de Figueroa, Chiapas; 1960), que esperamos que disfruten.


Ladrillos

..............Así seguimos colocando ladrillos en el muro
..............y sobre los muros cascos de botella…


..............JOSÉ LEZAMA LIMA


Ocho son los ladrillos, y tres los muros.
De ocho ladrillos cada uno.

El paradiso así llamado
descompone el aplomo de su hilera
para sobreabundar hacia lo elástico
que cifra la rapsodia, ese baluarte
maravillado en su sinuosa linde
marítima.
Más sordo que una tapia, el Todoídos
oleaje de la diáspora
lame que lame hasta enlamar
es lomo de un cuaderno y las paredes
que con todas sus letras ya pronuncian
en un vaivén de octópodos telones:
Paradiso
.......rapsodia
...........diáspora.


Volarse la barda

En la barda poniente
del puerto aéreo, existen tramos donde se alojan trozos de botellas
que en fila horizontal filosa impiden
saltar desde la calle hacia las pistas.

Caracteres itálicos erizan
de verde la barda en vitral desborde.

Turbina temeraria, urbano
disturbio corre aquí, a campo traviesa
bajo la supersónica inminencia de aviones en arribo y en despegue.

A todas direcciones pueden mostrar bien delineadas rutas
desde una torre aquellas que conducen
indecibles, alados decibeles,
por fricción aerofánica del eco entre cobrizos reverderos.

Bajo las tolvaneras, entre ráfagas
de polvo y hielo, luces rojas
intermiten con guiones, diagonales
y puntos una línea imaginaria
sustraída del párrafo nublado
que ensombrece el semblante
de la metrópoli a lo largo del muro entrecortada.

Añejos vidrios entre lluvias ácidas
han sido reemplazados
por espirales giros de una malla
ciclónica. Es así que al horizonte
citadino le enmiendan esta plana.

Artes poéticas

Revista La Otra