miércoles, 21 de mayo de 2008

Arbey Rivera



[sobre el autor]

Originario de Nueva Independencia, Mpio. de Ángel A. Corzo, Chiapas; Egresado de la Lic. en Historia por la Facultad de Ciencias Sociales de la UNACH. Fue coordinador del Taller Literario "Bertolt Brecht" donde fundó la revista Letras de Maíz y compiló la antología poética La fuerza de la tierra. Escribe poesía, cuento y es artista plástico. Ha publicado en revistas de circulación nacional, en suplementos culturales y en antologías como: La fuerza de la tierra, Letras de la memoria, Antología Arbitraria de poetas jóvenes de Chiapas, Voces desde la altura, entre otros. Autor del libro de cuentos De los mil y un engaños. Ganador del concurso de poesía "Acequia" 2006, convocado por el taller literario "La literatura es un arma cargada de futuro" y la revista Va de Nuez de Nogales, Sonora. Fue becario del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico para jóvenes creadores 2007 del CONECULTA–Chiapas en el área de letras (poesía).


[poética]

La poesía es un árbol que suelta sus hojas al viento. Cae y se levanta el telón de los ojos tartamudos y es la perplejidad de los instantes, el prodigio que hace la luz de la poesía. Es el aleteo de las hojas suspendidas en el aire, es ese golpe profundo cuando choca en la tierra como una palabra, como un elefante triste o como un mundo. Si la hoja se desploma carcomida de gusanos o si no cae, es poesía. Si llega hasta la corriente de un río, la poesía surge del agua como peces hambrientos de sosiego; fluye como un gemido desde el fondo del agua. La poesía es la que se queda en el árbol danzando la verde fronda en el follaje, pintando los ojos de pájaros y larvas. La poesía está en el trayecto del vuelo. La poesía también está ahí, abajo, cuando todas las hojas que caen van formando montoncitos de limo y una nueva semilla brota. Nace el poema de la poesía que es la vida.


[selección de textos]


Poema

Chilla en mis manos.
No quiere recostarse sobre la blanca sábana,
patea la sonaja, se encapricha, llora
y en vez de darle un beso lo apuñalo
con esta aguda voz llena de asombro.

Es un recién nacido entre mis manos.


Ante una fotografía de Eduard Curtis

Un hombre a la orilla del agua
mira su corazón en la onda clara.
En sus ojos refleja
la sutil apariencia de la entrega
hasta dejar de ser, la soledad,
una corriente amarga.

Un hombre a la orilla del agua no está solo.
Es una onda azul el alma,
mientras una libélula abre sus alas
y reposa al borde del agua,
en los ojos del hombre que se entrega
a la orilla del tiempo.


(De Sombra Cardosaura)

I

Cardosauro echado en la pupila.
Su larga y espinosa cola hiere a la niña
que dormita en su cuna de venas y sombras.
Terrorífico animal espanta
no solamente el sueño sino hasta el mismo insomnio…
Por eso uno lo piensa al cerrar los párpados,
para que el miedo que traemos dentro,
ese que se medita siempre y nunca se resuelve,
no asuste al animal que yace echado ahí en el ojo,
y se levante hiriendo con sus patas enormes
el valle circundado por los párpados.
Es mejor que siga mirando el profundo cielo del insomnio
para evitar que un meteoro provoque su extinción
y nos acerque al sueño de la muerte
o nos espante el sueño para siempre.


(De Sirenarios cánticos)

***

Sed inasible de marea
abre la voz su líquida corriente,
su lento paso de caracol y tiempo,
su vuelo azul y ágil sobre el mar
donde una sirena guarda en silenciosa calma
su ancestral barcased de cánticos marinos.


***

Ningún mar ensaya su anchurosa distancia ante mis ojos.
Pero todo es distancia,
la soledad queda en el puño vacío.

¿A dónde dirigir esta rabia de amor que se desborda,
este éxtasis hiriente del dolor o la furia?

Todo es distancia… Estamos solos en el mundo.
Sólo una mujer espera en el gran puente
y un día bajaremos a beber del río subterráneo
y no retoñarán las hojas del gran árbol.

10 comentarios:

Fernando Trejo dijo...

Qué tal Arbey, ahora te toca a ti ser el primero con el que se topará la gente al abrir el blog. Gracias por aceptar la invitación a este recorrido que, poco a poco y con la ayuda de todos y los frenos de algunos ha salido adelante. Por acá estamos pa servirte.

Anónimo dijo...

Bueno, despues de varios intentos espero que ahora si, pueda dejar mis agradecimientos a ti Fernando y a ti Fabian, por darme un espacio en sus pàginas. Me da gusto que no se rindan y que sigan procurando abrir nuevos espacios para la difusiòn de la literatura. Un abrazo para ambos desde las tierras altas de Chiapas.
Arbey Rivera

Anónimo dijo...

Chale Arbey, qué raro te vez gruñudo, aún no sé si bien o mal, en fin, a "nosotros" los "poetas" poco nos importa lo que se diga de nuestra persona.

Me agrada tu poesía.

Atte.
El otro hombre a la orilla del agua

Tonalli: Casa del Sur dijo...

Vaya, hasta que we me hizo leer algo tuyo, no que pura plática y plática y nada de poesía. Bueno, ahora que recuerdo sí había leído textos tuyos pero antes de conocerte. Bien, mucha suerte, el talento ya lo tienes y también mi amistad. Un beso
Anghie

Tzi´te Protección animal dijo...

Ya habia leido algo de esto aquella tarde lluviosa, tener la oportunidad de descubrir nuevas cosas cada vez que lo leo es genial.

Vicko Suárez dijo...

Los poemas de arbey, van centrados o necesitan corrección?

P.D. Pueden quitar eso de la palabra por confirmar? es muy incómodo.

Mario Alberto Bautista dijo...

Creo que van centrados, los poemas.

Saludos, Arbey.

LUDA dijo...

Hola Arbey. No sé a dónde escribirte. Por favor mándame un correo: luda76@yahoo.com.mx
Saludos

Jeremias Ramírez Vasillas dijo...

Hola Arbey:

Saludos desde Celaya, Guanajuato. Me gustó tu trabajo poético que publicas en este blog. Me habló de ti una amiga de hace muchos años, Hortencia Blancarte, que acude al café donde se reune la banda artística. Espero algún día visitarlos y compartir con ustedes algunos de mis trabajos literarios. Saludos y un abrazo desde estas tierras guanajuatenses.

miriam dijo...

arvey, sabes q eres inspiracion vdd,
admiro tu entrega, tu animo,y me gustan tus creaciones, mil como tu arvey, te quiero mucho, sigue igual, hechandole muchas ganas, eso te hace grande,tu fan numero uno,cuidate.

Artes poéticas

Revista La Otra