lunes, 4 de agosto de 2008

Víctor García Vázquez



Bio-bibliografía

Estudió la Licenciatura en Lingüística y Literatura Hispánica y la Maestría en Literatura Mexicana. Ha publicado los siguientes libros: Mujer de niebla (Premio Nacional de Ensayo 2001); poesía: Raíces de tempestad (Editorial Daga, 2001); Tejidos (Lunarena-BUAP, 2003). Ha sido antologado en Puebla, la ira de Dios (Secretaría de Cultura de Puebla, 1999); Espiral de los latidos: poesía joven de la zona centro del país (Fondo Regional para la Cultura-CONACULTA, 2002); Sirenas y otros animales fabulosos: antología poética (Poesía en el andén, 2006); Miscelánea erótica (BUAP, 2007); La luz que va dando nombre: veinte años de la poesía última en México, selección de Alí Calderón (Secretaría de Cultura de Puebla, 2007); y en el libro de ensayos Aristas: acercamiento a la literatura mexicana (BUAP, 2005).

Publica crítica literaria en diversas revistas y periódicos nacionales. Tiene una columna de comentario literario en el periódico Síntesis. Ha participado en diversos encuentros de poetas y en lecturas en diferentes estados del país. Ha impartido talleres de poesía en Tlaxcala, en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y en el TEC de Monterrey.


Poética

Arte poética

Torpe y trémulo el trote de mi penco
Siempre terco para saltar las trancas
Si fuera el Zaino de Agua Prieta
o al menos el Moro de Cumpas
yo podría galopar por las llanuras del poema.

Pero a este triste y atarantado cuaco
sólo lo motivan las potrancas.
Si relincha es sólo por los estragos del estro
Si trisca sus cascos y zarandea sus tiesas crines
es porque presiente cerca el estampido de la recua.

Nunca ha llegado primero en las carreras
tampoco ha sido primor ni prodigio en exposiciones.
No conoce el oropel de los trofeos
mas puede trajinar cuando le cargo leña
Sabe mi jamelgo que no es un carrusel la vida.

Yo trato siempre de motivarlo
Le trinco duro los ijares
Le trenzo las tiesas crines y le truezo la cola
que nada le estorbe cuando trote
que nunca trastabille entre las piedras.
No le permito que se estrese o entristezca
aunque tenga que leerle romances o corridos de caballos.

Terco y torpe mi corcel de palo
Su único triunfo y entrega es el trote
Tomo entonces su rienda
y trotamos
trotamos
trotamos.

Mi muerte será como la de Patroclo:
anunciada por un treno de caballos.



Poemas

Fuerte como una espada

Quise llegar al núcleo de tu centro histórico
e inicié seguro mi marcha por el periférico de tus piernas.
Mis pasos politizados trataban de mantener un ritmo constante
para no causar congestionamientos ni bloquearte la circulación.

En cada una de las paredes de tu espalda
en las limpias bardas de tu cadera
en los puentes peatonales de tus pezones
en la breve rotonda de tu ombligo
y en las escaleras de tu cuello
mis labios fueron grafiteando consignas:
venenosas diatribas contra el pudor
y apologías a favor del buen gobierno.

No me importó ser reiterativo;
cientos de veces escribí la misma frase:
“Muera el amor transgénico
Viva el amor orgánico”.

Tus calles y avenidas se abrían plenas
al paso seguro de mi contingente.

Avancé con firmeza durante muchas cuadras.
Si me sentía cansado y sediento,
tú misma me ofrecías la fuente de tus labios
y descansaba un rato para no mostrar mi prisa.

Acompañado sólo por los altavoces de la respiración
llegué al primer cuadro de tu pubis,
pero en eso aparecieron tus ojos granaderos
y colocaron vallas para bloquearme el paso.

Quise burlar la rigidez de tus escudos y toletes.
Empujé con fuerza y determinación,
animado por el aroma ambulante de tu zócalo
que se ofrecía a mi pliego petitorio.

Pero temerosa de que yo pudiera romper
el cerco de seguridad y penetrar en tus dominios
lanzaste los gases irritantes de tu miedo
que me obnubilaron nada más por un momento.

Más no estaba dispuesto a retroceder y seguí empujando
hasta que me detuvieron tus manos policías;
y sin golpearme ni levantarme cargos
me arrastraron hasta la alameda de tu abdomen.

Y aquí estoy, ni arrepentido ni frustrado,
Ciudad fuerte como una espada.
Desde esta trinchera te comunico
que iniciaré mi marcha cuantas veces sea necesario
hasta que logre penetrar en tu zócalo
para izar victorioso mi bandera
y derrocar la dictadura de tu miedo.


Gacelas

Apaga la luz, te digo en mi memoria
Feliz no soy con ver tan claro
mas bien lo oscuro me ofrece protección
y alivia mis temores
Felino soy en la oscuridad y arrastro
mis zarpas entre las sábanas; así, con acento
que si lo vuelvo grave correré
persiguiendo gacelas; y no es eso en lo que pienso.

Ahora estoy en casa camuflándome
y avanzando silenciosamente
para atrapar tus pieles tiernas:
túnicas que mis filos no rasgan.
Pero entonces tú te das la vuelta y tapas
Yo me quedo sintiendo la aspereza de la concha
y comprendo por qué no tienen tantos depredadores las tortugas

Mi derrota me levanta del hecho
y avanzo
en la oscuridad
tentando nerviosamente
hacia la brasa del cigarro
para apagármelo
en la ingle.


Canto de la huida (fragmento)

En ese momento no nos atrevimos a preguntarnos
por qué huíamos hacia el lugar donde está el cerro hecho a mano.
O si me lo preguntaste tal vez fingí no escuchar
pues mi respuesta hizo alusión a la bondad del clima,
aunque bajo tu ropa tu piel no sintiera lo mismo.
El sol estaba prisionero entre tu espalda
y los hilos de tu blusa
que mis dedos no dejaron de tejer ni un solo instante.

Era evidente que íbamos huyendo
no sólo de la gran ciudad sino también de las miradas.
Porque le podemos hacer un monumento a nuestra total ausencia de culpa
pero la turba siempre será un basurero de ojos
donde nuestro deseo se confunde irremediablemente.
Queríamos huir, escondernos de los otros
para estar a solas con nosotros mismos.

Desde que abordamos el autobús semivacío
algo nos anunciaba una tarde espléndida.
Era hermoso escuchar a los pájaros carpinteros
Trabajar incesantemente en las ramas de nuestros corazones.
Mis manos no dejaban de sudar y ponías las tuyas
para formar arroyos
que desembocaban en las cubiertas de los asientos.
No nos costó convencernos de la espontaneidad del amor.

Ignoramos en ese momento si teníamos sombras:
digo, un pasado de raíces y ramas.
O éramos dos personas solas y sedientas de una libertad amorosa,
dos huérfanos queriendo hacerle caso a San Agustín.

Nadie volteó a vernos cuando estallaron nuestros labios
ni cuando mi brazo estrechó el tallo de tu cintura.
Pero nunca había destacado tanto el cráter del volcán.
Todo estaba en su lugar, hubo armonía
porque dos lenguas estaban amaneciendo al mundo.

Mi origen es la libertad me dijiste.
El aroma de tu cuello me hizo ver que era cierto.
Libres y libros suenan muy semejante quise decir
pero mi lengua golondrina prefirió recogerse en su nido.

Descendimos del autobús temblando;
de tan enardecido tuve el deseo de besar el suelo
que nos recibió con la abigarrada ofrenda del mediodía.
Nuestras manos se tomaron al margen de nuestra voluntad,
como si siempre hubieran estado unidas,
y no las pudimos separar toda la tarde
aunque sentíamos detrás nuestro
el paso sigiloso de la desconfianza.

Buscamos el amparo de los tulipanes
para que nuestras miradas se dijeran todo lo que debían decirse.
Dios nos había puesto ahí.
No lo podíamos remediar y no nos importaba.
Las yemas de tus dedos me seguían preguntando
por qué huíamos
al lugar donde está el cerro hecho a mano.

7 comentarios:

Fernando Trejo dijo...

Mi estimado Víctor, un gusto tenerlo en este espacio. Un abrazo. fer.

EL PÁVIDO NÁVIDO dijo...

camaradas: un buen de trabajo y una leve depresión generada por lo mismo me han mantenido al margen de escribir durante este par de semanas, lo cual incluye, también, leer con cierta güeva, así que no les he querido comentar sus últimos posts. prometo hacerlo a la brevedad.
un abrazo
El P.N.

Batania dijo...

Buenos días desde Madrid.

Muy bueno, poeta. Me gustó todo, pero FUERTE COMO UNA ESPADA me ha ganado, aparte de la calidad poética por el punto de vista que has elegido: creo que lo erótico y lo cómico están muy relacionados y así me lo has hecho ver.

Hasta pronto.

jorge garcia dijo...

mi querido victor has sidometodico pero a la vez atrevido, sin romper el fino hilo que separa muchas veces a lo erotico de lo vulgar, fuerte como una espada es simplemnte fina e inteligente un abrazo fuerte primaso, como dicen nuestros hermanos criollitos en nuestro amado terruño

atte

jorge garcia

Víctor Argüelles dijo...

Tocayo, aprovecho este espacio para felicitarte por tu trabajo poético, después de unas releídas y con la resonancia que produce la voz viva de la poesía, constato una habilidad y una presencia constante del humor, aunque la nostalgia resurja a veces camuflada en cosas, situaciones, incluso en el paisaje (cuerpo-geografía) como recurrencia o como reiterativas de lo erótico, agradezco la oportunidad de acercarnos a tu poesía a través del pasado Encuentro de Escritores en Veracruz que significó personalmente un reencuentro con Chiapas, una tierra añorada desde esta provincia de mar.

Enhorabuena

Saludos desde Tuxpan, Veracruz

Anónimo dijo...

Estimados amigos, les agradezco sinceramente los comentarios.
Tocayo, el gusto de conocernos fue mío. Espero que no sea la única vez que nos veamos. Reconozco en ti a un verdadero artista: un ser de imágenes y de palabras. Ya sabes que cuando haya una invitación a Tuxpan no la rechazaremos.
Te mando un abrazo arbitrario desde Puebla de los Ángeles:
Víctor

Investigación dijo...

Yo conozco a este hombre

Sí, recuerdo bién aquellos atardeceres de fogón, de canticos de zanate y envueltos en la humedad escuintleca

lo recuerdo de niño, andariego, descalzo y chimuelo, como hijuelo de plátano con pocas pencas

Su casa se divisaba desde chalaca
en un barrio de lomerío,el más criollo de todos, donde siempre había café y regocijo

Yo conocí a ese hombre de niño,
alegre y vivaracho, de lengua agil, pero aún más de canillas acompañando a su abuelo.

Ha pasado el tiempo y, no sé si nuestros pasos, vuelvan a coincidir en esos caminos de Cintalapa y el molino

Yo me reconozco en ese hombre,
escuintleco y nostálgico, de intensiones poéticas y herencias tropicales, huehuecho del barrio doce.

ATTE
Mauricio Ricárdez

Artes poéticas

Revista La Otra