martes, 17 de junio de 2008

"Carruaje de Pájaros", Encuentro de poetas jóvenes en Chiapas. Una mirada no literaria.



Julio César Toledo
(Versión de Fabián Rivera)*


Me gusta pensar que lo indeseable hermana. Por otra parte, hay lugares mágicos en este país que se prestan para la poesía, y que en ocasiones convocan la hermandad de igual manera que lo otro, lo indeseable.

Estuve en Tuxtla Gutiérrez, en el encuentro de poetas jóvenes “Carruaje de pájaros”. Chiapas es ya de por sí poesía, contradicción, hermosa tierra donde caminar y oír el viento decir ayer y para siempre.

Las lecturas arrancaron y algo de la voz de los poetas se quedó por ahí en ese lugar, haciendo surco. Luego la música enmarcando, el palomazo a cargo del que fuera una especie de tío para el encuentro, Julián Herbert (no es peyorativo, Julián, el más grande de todos los asistentes, fue una especie de centro en el encuentro; todos lo oímos atentos, le preguntamos, le cuestionamos. Nos hermanamos con él y alrededor suyo, vamos). Y luego lo indeseable. Ciertamente lo no deseado, lo que no se espera, siempre abre la posibilidad de optar por algo, de tomar partido, digamos.

Lo indeseable, por eso, hermana; porque ante la insistente retórica indeseable de quien quiere ser oído a toda costa, la hermandad de oídos sordos (primero) hicieron la barrera. Me refiero al “tras bambalinas”: unas copas entre poetas resultaron en la afrenta, así muy al estilo old west o fiesta adolescente; el poeta Marco Fonz se deshizo en insultos (bastante pueriles) contra Balam Rodrigo (que por andar ganando premios: no, Balam, eso no se hace. También por biólogo fracaso que se metió a hacer poesía) y contra Luis Paniagua (creo que también por ganar premios, pero y sobre todo, por estar condenado a nunca ser un buen poeta, según dijo el propio Fonz). Que no suene, esta crónica, a nota policíaca.

Al siguiente día, el prodigio. En la primaria "Dr. Rodulfo Figueroa", recibieron a los participantes del encuentro como héroes nacionales. Collar de flores y todo el asunto. Entramos, nos adornaron, tres grupos de niños bailaron para nosotros vestidos de animalitos y de trajes regionales. Me sentí Cayo César presenciando las danzas de los niños mientras las libaciones todas se hacían en nuestro honor; las libaciones eran pozol fresco. No quiero excederme en el relato, pero en el patio de esa primaria, los poetas firmaron cientos (y me quedo corto) de autógrafos a los alumnos. En cuadernos, servilletas, libros propios y ajenos, en fin, hasta en las camisas de algunos osados escolares, estampamos firmas y recados al más puro estilo rockstar. ¿Y quién se resistiría?

Más tarde, la reseña osciló entre los comentarios anteriores de Fonz de Tanya (anacrónicos, por cierto, de flojera, vaya) y la turba infantil que pedía firmas y nos deshacía el corazón y el ego con su ternura desbocada. Voy a ser breve. No puedo relatar todo lo que se habló y se hizo; todo fue productivo y aleccionador. Un buen encuentro.

Fuimos a San Cristóbal de las Casas en coche, entre neblina y charla rica, entre poesía multiforme. Pasamos por el Cañón del Sumidero como quien pasa por el espejo y descubre que el reflejo es, en verdad, lo mismo en su calidad de otro.

Ya en "Sacris" (como se le dice), en la reserva "La Albarrada" (otra forma de llamar a paraíso, melancólico paraíso que nos recibió como si de veras nos lo mereciéramos) otra lectura. Y en la primera mesa, Marco Fonz, hizo lo que más tarde definiríamos como “La Fonztemiña”. En el estrado retó, abiertamente, a seguir la discusión con Paniagua y Balam Rodrigo; y luego, a mitad de la lectura, cuando todavía no pasábamos todos a leer, anuncia a voz en cuello que se va. Otro compromiso, dijo. O sea que, ahora me ves (y te incito a la polémica) y ahora no me ves. Acto seguido el poeta Sergio Loo, también a voz en cuello, “es una falta de respeto irse así, nomás de ganas”. Y yo, “no se vayan que va a haber café y hasta pan dulce”, y hubo.

Explico. En primer lugar y dicho con todas su letras, me parece que si uno se queja del sistema, de los encuentros y quienes asisten a ellos, no se asiste, así de simple. Desde el otro lado, desde la disidencia verdadera, uno puede hacer lo que se le dé la gana. Y luego, para clarear más mi postura, uno no puede invitar a una fiesta y no abrir la puerta o echarse a correr. Finalmente creo que las discusiones sobre literatura tienen que ser necesariamente de lo literario. Esa noche en San Cristóbal hubo un par, acaloradas; buenas discusiones de disentir y poner el poema, digamos, por delante. Lo otro no tiene sentido y me da, por decir lo menos, risa o flojera. También hubo canciones esa noche, casi todas comandadas de alguna forma por la autoridad en la materia: Luis Téllez-Tejeda, que por cierto leyó esa noche fuera de programa, nomás que otros no anduvieran presumiendo marginalidad.

Así, hermanados por lo indeseable, pero también por el paisaje chiapaneco inundado de poesía, sentimos que algo pasó en aquel encuentro. Algo de carruaje sucedió en esos días que nos movió de alguna forma, estoy seguro, a todos los que ahí anduvimos, leyendo, escuchando, haciendo sordos oídos y compartiendo el pozol y la butifarra (embutido chiapaneco de nombre ad hoc).

Esto no es (al estilo Duchamp) una mirada literaria; es una muy breve reseña de lo que allá en Chiapas pasó con el pretexto de un encuentro de poetas. Gracias a PoéticArbitraria por la invitación. A los asistentes, también, por la hermanada:

Juan Carlos Cabrera Pons, Sergio Loo, Arbey Rivera, Fabián Rivera, Marco Morova, Luis Paniagua, Luis Téllez-Tejeda, Raúl Vásquez, Ulises Córdova, Julián Herbert, Fernando Trejo, Balam Rodrigo, “Marco Fonz de Tanya”, Mario Alberto Bautista, Iván Cruz Osorio.




. . . . . . . . . . . .

*Hacemos notar esto dado que, para sorpresa del buen Julio César Toledo, este texto fue víctima de varias correcciones, producto de diversas erratas detectadas, según dijeron -es lo último que oímos decir, vaya, rumores- tres personas, quienes tasajearon líneas a su gusto. Agradecemos pues la disposición de nuestro autor para ceder material a este espacio.

23 comentarios:

Mario Alberto Bautista dijo...

Muy buenas correcciones.

Julio César Toledo dijo...

Debo decir un par de cosas al respecto: no fue disposición mía, fue un asalto literario el "tasajeo" que le hicieron a mi texto...Bautista, por qué felicitas las correcciones, ¿conocías acaso el texto original? y tú y yo tenemos un tema pendiente. Saludos arbitrarios, gracias por subir el texto y miles de abrazos

Fabián Rivera dijo...

Estimado Julio: La intención de nuestro "asalto" fue otorgar limpieza al texto, no en pos de su detrimento. Gracias por tu colaboración, afirmo nuevamente.

Mi buen Bauvi: Tu intervención en el Carruaje dejó una clara huella en todos los participantes, quienes te recordamos hace unos días en el puerto de Acapulco.

Saludos.

Mario Alberto Bautista dijo...

Hola Julio César, no conocía el texto original. Lo del pendiente, cuestión.

Mi Fabiruchis, gracias por recordarme tan intensamente.

¡Alonha!

EL PÁVIDO NÁVIDO dijo...

Camaradas: es que, después de Chiapas, Acapulco fue el oprobio, algo así como inhalar cincomil después de haber probado la mezcalina.
saludos chilanguísimos de este abrazador bloguero, que por cierto no es recontado en la última lista, cosas de la marginalidá.
Besos y copas
El P.N.

EL PÁVIDO NÁVIDO dijo...

qué bien que ya hay testimonio gráfico de su visita a la escuela. comento y pregunto: ¿por qué la niña de la extrema izquierda y luis traen el mismo tono de ¿blusa??. Por favor, alguien regálele una sonrisa a luis. Sin duda Julián está en su elemento, su mirada se mimetiza con la del resto de los niños. Carajo ¿hasta para retratarse con niños hay que posar? ¿qué es eso de la mano eternamente en la barba? ¿Por qué Fernando siempre tiene cara de crudo? ¿de quién es hija la niña de la mochila rosa que trae sendo guardaespaldas? Al niño Julio se le olvidó rasurarse y ponerse el uniforme para la visita de los poetas.
Besos y copas
El P.N.

Anónimo dijo...

¿sendo? ¿qué quieres decir?

Anónimo dijo...

Sí, todos estos pendejetes deberían usar el dipsionario de vez en cuando. Se escudan en esos herrores de hotografia para disimular sus horrores.

anónimo dos (ni modos)

Julio César Toledo dijo...

Ojalá todos los que, en este mundo tienen mala ortogafría, escribieran así; o, al menos, se divirtieran tanto... (pal' anónimo)

¡Qué foto fabián!tanto niño al rededor y yo que no fui al seminario.

marco fonz de tanya dijo...

Hola: Tienen toda la razón. Pido disculpas a Balam y a Luis. Y a todos los demás ofendidos por mi actitud.
Prometo ya no volverlo a hacer.
Reciban un abrazo fraterno.

Marco Fonz de Tanya

Anónimo dijo...

Al par de anónimos (que ni siquiera tienen los güevos para poner su nombre): El que debe usar el diccionario es aquel que tiene dudas acerca de una palabra. Hay una disciplina que se llama filología que estudia la evolución del lenguaje (porque también hay evolución en el lenguaje, no sólo en la biología). Existe una cosa que se llema cambio semántico y que puede aplicarse en el caso de la palabra "sendo" que originalmente significaba algo así como uno para cada uno (nótese que no uso el diccionario, como lo sugiere el sin güevos): por ejemplo "Luis y Luis iban en sendos caballos" o sea, uno para cada uno. Con el tiempo, los hablantes modificaron el sentido de la palabra y pasó a ser sinónimo de grande, por ejemplo: "¿de quién es hija la niña de la mochila rosa que trae sendo guardaespaldas?". Ergo, la utilización de la palabra por el Pávido Návido es más qué correcta: me cago en su pendejez, anónimos.
Saludos a todos y disculpen que trate así a este par de sin güevos que seguro fueron abusados sexualmente por un tío o un vecino.
Ojalá nos veamos por allá.
un saludo enorme,
lp

EL PÁVIDO NÁVIDO dijo...

LP (Long Play): es bueno saber que alguien sí consulta el Corominas, va usted que chuta para ser mi María Molliner de cabecera. Y sí, seré pendejete, todo lo que quieran, pero no cobarde, eso sí me da miedo.
El P.N.

Anónimo dijo...

Julio César: Es que en verdad eres un pnedejo. Que no ves vos que lo que escribes no sirve para nada y los compas que te acompañan sólo son como bailarinas de basuras.
Continuas con tanta mierda en la boca que lo que criticas lo haces y lo practicas tan bien que pronto te coronaras como la reina de la mierda.
Ojalá pronto te caiga el veinte y ya no escribas más pendejadas que a nadie le interesa, tú y los de punto de partida de la unam es increible como ha bajado de calidad esa revista al llegar ustedes ahí.
Todos una bola de mantenidos por la universidad que lamentablemente permite que su nivel baje al darles entrada a ustedes ahí.
Vas y chingas a tu madre pobre pendejo.

El sumidero

Anónimo dijo...

Estimado "Sumidero", "Xulel", como quiera que desees llamarte: guarda tus ímpetus para otro espacio. Es una completa cobardía hacer este tipo de comentarios que en nada contribuyen. Tirar la piedra y esconder la mano, eso demuestra tu poca decencia y por completo, tu bajeza.

El pobre pendejo eres tú, por pinche sacón que no tienes los webos para dar la cara.

Anónimo dijo...

De anónimo a anónimo, la guerra sigue. Sinceramente me parece que esa página ofrece poco en cuanto a calidad literaria, sin embargo, los administradores reconocen que su interés fundamental es el elogio. Pa acabarla las 'narraciones' nada tienen que ver con el objetivo de este sitio.
Me cago de risa al leer que todos estos jóvenes se incendian cuando la gente se muestra en desacuerdo con sus estéticas y pretensiones. La palabra poeta no corresponde a un título nobiliario, y en lugar de esar escribiendo estupideces (como Paniagua) habría que prestar énfasis a la calidad literaria. Sé que Toledo y algunos otros pretenderán una exégesis de lo que llamo "calidad literaria"; a todos ellos les respondo en su términos: Soy poeta y en el aire las compongo, me vale una chingada ser un maldito ignorante, al fin y al cabo mis amiguitos me gritan "bardo".
Espero que pronto los lectores pongan en su lugar a cada quién, y por qué no, tal vez alguno de ustedes reciba aplausos. Pero para mentadas, yo propongo a Toledo por mamón, a Paniagua por metiche, y a Pons por pendejo...

Edgar Conde, UADY.

Fernando Trejo dijo...

Mi estimado Edgar Conde: no sé qué pretenda haciendo este tipo de comentarios. No sé pero creo que la mejor publicidad la hacen ustedes, los que hablan sin fundamentos. A ver, le pongo un ejemplo, qué hubiera sido Sabines si toda la elite de la poesía no hubiera hablado pestes de su trabajo como poeta, y mire hasta el mismo decía lo que usted dice: "chingada madre no soy un poeta, soy un peatón, déjenme ponerme pedo como cualquier hombre que llega a una cantina y se emborracha". Debería mejor de dedicarse a otro tipo de oficio. Tirar mierda es bonito pero hágalo con verdadero entusiasmo, fíjese cuando vaya al baño y mire de què color sale cada bolita, si es como negra quédese callada y vaya a visitar a médico, si es verde cante el himno mexicano y si es roja hágase un examen, no vaya a ser que tenga atorado un comentario y no le salga.
Y bueno, en realidad hacer este oficio de publicar a los amigos es verdaderamente bonito, el ego sube como un subibaja y baja como el mismo subibaja, estamos siempre en el mismo subibaja. Por eso le respondo y lo confirmo, PoéticArbitraria es un sitio para que gente como usted entre a levantarnos el ego sabiendo, desde luego, que siguen el trabajo de nosotros varios y les caemos mal y nos odian y nos quieren y nos aman y nos dejan comentarios bonitos como este mismo.

Luis dijo...

Mire, Edgarcito, por lo menos agradezco que ponga su nombre (en el caso de que sea su nombre real), eso ya es de tomarse en cuenta. Y sí, escribí pendejadas por no haber interlocutor, y mientras las escribía en verdad me divertí.
¿Metiche? No se si no entiendes bien el concepto de blog, pero es un espacio abierto a las opiniones de los demás, como tú lo estás haciendo. Y si tomé partido por alguien es porque simplemente uno siempre toma partido, aunque tomes partido por no tomarlo. Y sí, lo tomé por mi amigo Julio César.
En lo de las mentadas, me gustaría que me lo dijeras en mi cara para romperte todita tu putísima madre.
Saludos cordiales,
lp

Anónimo dijo...

Híjole Trejo, mira que respeto tu trabajo poético, pero esa analogía con Sabines, no me chingues... Bueno, la megalomanía está de moda. En cuanto a la cagada, no me sumo a los partidarios de la estética del asco, aunque en sitios cagados como este la estética resulta lo menos importante. Agradezco tu respuesta. y aunque no esté de acuerdo con sus procederes, pienso que es interesante conocer el trabajo de más y más escritores. La gran pendejada, según mi cagada opinión, es que reponden desde la colectividad. Es muy sencillo responder desde la multitud, desde el linchamiento, ir constituyéndose desde a nulidad literaria, pero labrar un muro tomaditos de las manos. Mucha jotería.
Al señor paniagua lo he visto en persona, y con todo respeto, se ve pendejito pa los putazos... además, tamaña manchadez la de exhibir, más allá de la pobreza literaria de este sujeto, su poca destreza para meter las manitas.

Ciao poetitas... Conde, su vecino de la UADY

Luis dijo...

Sólo te digo, Edgarcito, ya lo veremos, ya lo veremos.
lp

Julio César Toledo dijo...

Mi nunca estimado Edgar Conde:

Temo decirte que no sólo lo que yo escribo, sino lo que tú escribes, lo que escribimos todos en este blog, no le interesa a casi nadie. Pob re de ti, si piensas que desde la escritura se hace una sustancial diferencia. Yo también me cago de risa al ver tus argumentos: dices que nos incendiamos porque no estás de acuerdo con nuestras estéticas, ¿cuándo hablaste ene sos términos? Tu discurso es demasiado elemntal, torpe y pueril como para discutir de estética y teoría literaria. Hablemos, de verdad de literatura (como dije antes), poniendo el poema por delante y no a la persona que lo escribe. Y lo de las mentadas... me la dejaste barata. Siempre me han dicho mamón, y la mera verdad, sí lo soy. A mí me divierte mucho ver cómo escriben y escriben aquí comentarios, ¿y poemas cuándo? por lo menos para hablar de lo mismo, porque si no, tu aseguras que yo soy un mamón, y yo que tú eres un pendejo, y de ahí no vamos a salir.

Saludos

Julio César Toledo dijo...

Una última, Edgar, para redondear. Lee. Para hablar de literatura hace flata, principalmente eso. Tu ardid sobre la colectividad en la que "nos escondemos" me parece muy carente de referentes. Si lees un poco te darás cuenta que losa rgumentos puestos en la escirtura poética de cada cual, a los que tú llamas "grupo" son distintos y disímbolos... , somo buenos cuates, nos juntamos a beber y a hablar de cosas casi nunca literarias. No te quemes, compa, lee primero.

Anónimo dijo...

Me parece una gran mamada que continuen con esas cosas, ya todos sabemos que el pobre de fernando trejo poeta menor de los menores sòlo actua cuando su mama mueve el culo. Y despues con chulos mulos como eljulio cesar toledo dan en verdad lastima su bola de corrupcion y su mafiesita fiestecita. Ya bajenle a su mamada de pendejos.

Julio César Toledo dijo...

La cara mi querido anónimo, la cara, hay que darla.

Artes poéticas

Revista La Otra