viernes, 29 de enero de 2010

Renuncia Pública a la Asociación de Escritores de México AC (AEMAC)‏


Estimada comunidad Arbitraria. Después de dos meses merecidos de vacaciones, este sitio vuelve a agarrar camino. Hoy por hoy y a sabiendas de lo que acontece en el mundo polémico de la poesía joven o no joven, adjunto en este espacio una carta de renuncia por parte de los compañeros de Verso destierrO, ante el manejo de la AEMAC. Destaco, ojo, óiganlo bien, leánlo bien, este sitio, única y exclusivamente habla y hablará sobre literatura sin buscar herir, adorar ó perjudicar a nadie. Todo esto aquí publicado es por autorización de todos y cada uno de ustedes quienes amablemente han colaborado en PoéticArbitraria de manera desinteresada. Abro aquí, entonces, un foro, un diálogo, una plática, para los dos o tres o menos o más que pasen a darse una vuelta al Poética Bus, sobre este degenerado acontecimiento que a muchos ha puesto en evidencia y a otros en completa desobediencia. Recibamos el año gustosos. El escrutinio lo hará, como siemre, nuestro querido destino.
.
Su entrañable amigo Fernando Trejo.

.



Carta de renuncia pública a la AEMAC


Esta carta tiene como propósito hacer pública y formal nuestra renuncia a la Asociación de Escritores de México, A.C. (AEMAC), por la cual pedimos nos desliguen de cualquier cercanía y relación con esta Asociación, así como también, pedimos, que por ningún motivo la AEMAC pueda pedir fondos o recursos a instituciones públicas o privadas para sus actividades, en nombre, o bajo el nombre del proyecto independiente Verso Destierro.

Renunciamos a la ayuda económica de dicha Asociación. Si se hace un análisis de los recursos ejercidos por la AEMAC a lo largo de estos tres años, es notorio que se han monopolizado en torno a un par de proyectos: Literal y Viento en Vela. Al igual que la promoción de un encuentro internacional, el Vértigo de los Aires, por parte de los integrantes de estos mismos proyectos. Por tales motivos es que nos sentimos lejanos del carácter e interés de la AEM, que ha demostrado estar más enfocada en estandarizar el concepto de “poesía”, de tal modo que todo lo que alrededor se desarrolle sea sólo un “ruido”; forma por demás decir convencional de viciar el panorama de la poesía mexicana; de modo que estos proyectos no han dado aportaciones reales al contexto poético nacional, pues sólo han sido suma de modelos ya existentes en favor de sus intereses personales.

Los motivos de esta renuncia son de carácter ético, puesto que se han falseado los estatutos de la Asociación y han sido utilizados a su antojo y conveniencia, siendo estos maleables de acuerdo a sus caprichos para acaparar así los recursos que se piden en nombre de los afiliados.

Además de la deslealtad con sus escritores y poetas asociados, pues en lugar de aceptarlos como compañeros de trabajo en la cultura por un bien social, los ven sólo como rivales a destruir, y convierten el ámbito de los escritores en un hipódromo de “competencia empresarial”: esto incluye ataques por internet, y “descalificaciones” tanto públicas como burocráticas de los proyectos, principalmente fomentadas por el chileno Héctor Hernández Montecinos y Jocelyn Pantoja, a través de poetas jóvenes, e inocentes en el medio literario, que usan como carne de cañón. Esto puede resumirse en una frase de Pantoja, con la cual nos intentó aconsejar, y sólo evidenció su baja calidad moral en una reunión en el Centro Cultural la Pirámide: “Hay que cooptar a los escritores jóvenes para adoctrinarlos y aprendan mejor a trabajar para nosotros” (cita textual de Jocelyn, en aquel momento directora de la AEMAC).

En su momento se propusieron proyectos, pero la burocracia “especulativa” creada por el consejo de la AEMAC se encargo de que ninguno llegase a puerto, al igual que el de varios escritores asociados que también presentan aquí su renuncia. Al momento de entrar en la asociación, en el 2007, dieron a nuestra editorial un apoyo de 8 mil pesos para la edición de un libro, cosa que sucedió con otros proyectos que en su momento también se acercaron a la recién “renovada” asociación, que navegaba con la bandera de impulsar a proyectos independientes y artistas en general. Cosa que evidentemente no se cumplió.

Verso Destierro sólo realizó con la Asociación una coedición en el año 2009, (pues no hubo ningún apoyo en sí, ya que cada proyecto recibió 50 y 50 por ciento de la producción) del poemario del poeta mexicano Max Rojas, Memoria de los Cuerpos. Cuerpos I, con el cual obtuvo el Premio Iberoamericano de Poesía para Obra Publicada Carlos Pellicer, 2009. Único logro que obtuvimos, mismo que nos acercó en algún momento a esta asociación, para editar los libros que comprenden el extenso poema de Cuerpos, de Max Rojas, acto con el cual hemos cumplido al concretar este primer tomo con gran satisfacción, y dar por terminado este convenio, dejando así el contexto para que se sigan publicando los siguientes títulos con “diversas” editoriales independientes.

Por estas razones y amparados por la ley de libre expresión, pedimos a las instituciones pertinentes, se realice una auditoría, por motivos de transparencia, para ver en qué proporción los recursos monetarios se han monopolizado entre algunos de los integrantes de la AEMAC en relación a la cantidad de afiliados que existen.



Renuncia pública de los escritores:

Karina Falcón, Israel Soberanes, Hugo Garduño,
Homenic Fuentes, Adriana Tafoya, Víctor Manuel Soberanes,
y Andrés Cisneros de la Cruz.

Apoyamos la denuncia del poeta Marco Fonz.

29 de enero de 2010, Ciudad de México.

4 comentarios:

XXXXX dijo...

Como que, de un tiempo acá, a la burocracia literaria se le ha movido el tapete. Esta madre es el marcofonzgate del duo reaganiano pantoja-montesinos. Ah, qué la BUROCRACIA LITERARIA. Como mal dice lola montoya "pa'que pictes".

Un saludo fernando.

raúl vázquez

Marco Fonz dijo...

Claro como tienes en Chiapas a los wongate y el trejogate, y el sabingate y otros "gates" por ahí que ni Nixon, conejo, pues todo ya lo conoces como "gate". Y me imagino que tú ni a burocracia llegas, jajaja. Un abrazo a todos aunque no lo quieran muchos.
Porque de que algo se va a mover se va a mover y no sólo va a ser un temblor. Porque yo recuerdo que Sabines era el más burócrata de todos fue hasta diputado, imaginate vos papito como el pueblo muerto de hambre ya no tiene memoria. Y lola montoya sabrá de burocracia que siempre ha vivido de ella: jajaja

Y no tiemblen porque no vine a ver si puedo sino porque puedo vengo, jajaja. Y como en Chiapas todo es reciclable en unos años seré director del coneculta, jajajaja.

XXXXX dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
XXXXX dijo...

En realidad me refería al panorama literario rodeado de oficinas y papeleo; claro que wong, marvín, sabines, hasta el mismo (multibecado) trejo están en medio de esa entelequia cultural. Supongo que, de alguna forma, yo también; de alguna forma tagencial casi desapercibida (ya que consumo sus productos culturales), porque francamente, te doy la razón marco, ni a burocracia llego. Sólo que no veo gran cosa en pelear con ese megatherium cultural (pantoja y Cía.) si ya se sabe, de antemano, como se rigen esos cuadros de la "política cultural". Dicho de otro modo, no es tampoco tan axiológico, ahora, decir "yo no sabía, es que se miraban tan buena[s] gente[s]". ¿Me doy a entender? Te publicaron, te arroparon, pero ya sabías cómo se mueven esos círculos de "poder". En realidad, casi todo, es una estructura atravesada por la corrupción ofical. Por eso no entiendo que ahora se diga, repito, "yo no sabía, no me percaté". A sí sean pantoja y montesinos o wong, sabines y trejo o etc.

Y, en fin, un saludo fraternal para el terremoto-haitiano marco fonz.

Raúl vázquez

Artes poéticas

Revista La Otra