miércoles, 4 de junio de 2008

Duda y nostalgia de un día prodigioso*


esto podría ser tema de una larga conversación a solas, como ocurre con frecuencia mientras camino a casa, ya de noche; podría decir que, sobre su lomo, el carruaje cargó un árbol de muchos pájaros, que fue ocasión de compartir palabras, de escuchar varias discusiones, de conocer a la literatura en obra negra, a sus oscuros servidores, momento de refrendar viejas amistades, dejar en claro que el oficio es ante todo lo que verdaderamente importa,

podría decir: —Este carruaje tuvo la tarea de llevar poesía a los rincones más diversos, de buscar en la palabra el fundamento necesario para decir que cada uno, desde su trinchera, está siempre de camino,

pero la conocida rutina de todos los encuentros, que convocan a uno que otro familiar de los poetas, a uno que otro parroquiano o perdidizo, que esperaba el ciclo de películas francesas, en esta ocasión, donde voces de varios puntos del país tuvieron cita, optó por un camino diferente: El itinerario de vuelo hizo escala en los lugares de la infancia, a los que nadie casi nadie vuelve o reconoce,

podría decir: —Esto podría ser tema de una larga conversación a solas, pero el reencuentro con los lugares que nos pertenecieron, el reencuentro con los árboles, ahora ya contados, con el pasto y el aire peculiar de la primera escuela, del sol que da con todo en las pupilas, las pupilas hechas un estanque donde el cielo mismo, con mayor claridad, refleja el alma, la mirada que recorre cada centímetro de espacio y el aliento, las ocultas jardineras y el patio detrás de la cocina, las bancas donde alguna vez, con el mejor amigo, platicáramos: —¿Vamos a seguir siendo amigos verdad?, el bullicio, las correrías, los amplios pasillos de la voz de cada niño, dejan sin palabras a cualquiera.



. . . . . . . . .

*Breve prosa alusiva a lectura realizada en la escuela primaria Dr. Rodulfo Figueroa, de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, la mañana del 30 de mayo de 2008, en el marco del Encuentro Nacional de Poetas Jóvenes, "Carruaje de pájaros".

16 comentarios:

Fernando Trejo dijo...

Mi hermano, no sabía que vos también habías estudiado en la Rodulfo. Fuimos compañeros antes de ser amigos. Está poca madre el texto, breve pero sincero, sin miramientos ni excentricidades, nomás así lo que salió de pronto. Me llegó harto porque yo también recordé la frase con aquel mejor amigo ¿vamos a seguir siendo amigos verdad? y quisimos formar una banda de rock y jugábamos con cualquier improvisado juguetillo que se aparecía en el camino.
Tienes razón, casi nadie vuelve a la primer escuela, pasa uno por ahí, de fuera, sin más que decir "ahí estudié la primaria". Y ahora que volvimos los árboles siguen siendo inmensos, pero el patio cívico (aquella mancha gris gigantesca donde uno recorría paso a paso la tabla rítmica) ahora es sólo una banqueta en la que el gol de hace años sigue retumbando desde la última esquina.
Abrazos Fabián y disculpa por dejarle plantado ayer, no fue mi intención, ya le contaré.
Fer

Anónimo dijo...

Me pregunto si esos niños habrán entendido, no porque dude de ellos, sino porque hay mucha gente que tampoco los entiende pero les aplaude.

Anónimo dijo...

y sí ya sé, a la poesía no hay que entenderla, hay que sentirla, pero... creo que sería interezante, ver a ustedes, grupo arbitrario de poetas (a pulso ganado lo de arbitrario), escribir poesía para niños.

Fabián Rivera dijo...

Claro estimado anónimo. Eso pensé en el curso de nuestra intervención en la primaria: Fer Trejo y yo regresábamos como "hijos pródigos" (ambos estudiamos ahí cuando chamacos), y nos topamos con una gran recepción por parte de alumnos y maestros. Todo iba bien hasta el momento de nuestra lectura: la mayoría de nosotros emplea en sus poemas un lenguaje no tan apto para menores, en cuanto al uso de palabras ya rebuscadas o altisonantes (como en mi caso), alusiones eróticas, en fin, cosas de uno pues... El único que logró, a mi juicio, captar algo de atención en los pequeños fue el compa Julián Herbert (a quien mando un enorme saludo)... A veces nos metemos tanto en nuestro rollo existencial que, cuando topamos con estas circusntancias, no sabemos para donde apuntar la mirada, ya que ésta se halla dirigida exactamente hacia nuestro propio vacío, de cual somos incapaces de salir a tomar sol de vez en cuando.

Saludos.

Anónimo dijo...

jajaja, creo que te sentiste fabiasito riverita una vez más, una sensación de extraña nostalgia.

No olvidemos ese grupo tan discriminado: los niños.

Por un lado felicidades por tomarlos en cuenta, por otro lado, exhortarlos para que para la siguiente ocasión tomen en cuenta los textos que leeran.

Atte.
Electroiman

Lázaro Aramís de Troyes dijo...

Sigo jurando que nunca me habían recibido tan bonito en ningún lugar en toda mi vda.

Edhir dijo...

Agradezco lo que hicieron y los felicito porque lo hicieron. Si hubiéramos tenido visitas así en la primaria quizá habríamos sabido desde entonces que lo nuestro no era escribir, que no es tan fácil, que no se entiende--porque nadie nos dijo que debíamos sentirla; o quizá seríamos mejores, porque un acicate nos habría impulsado a tratar de descifrar lo 'hermoso-incomprensible'y movido hacia este oficio. Tal vez, coincido un poco con uno de los anónimos, debieron haber adecuado la lectura al público en cuestión, pero habría sido hipócrita mostrarse como lo que no son--con todo lo que esto implica. En fin, es tan fácil hacer crítica destructiva. Lo más importante es que lo hicieron y por eso estoy felicitándolos, hermanitos. Un abrazo a todos.

No hay
Peor
Poesía
Que la
Que no se
Hace

(Efraín Huerta)


PD
presentación del libro de Lorenzo Morales en el CafeSon, próximo sábado. Lleven varo.

Fernando Trejo dijo...

Bro, muchas gracias por saludar al blog cada que se puede y gracias también por los comentarios. En sí fue una experiencia alentadora y hasta el mismo Marco Fonz comentó que eso era lo que le hacía falta a la poesía nacional, claro, desde qué punto, pero ahí está el trabajo, al menos uno, dos o tres chamacos se intereserán por leer los libros que se regalaron o comenzar a leer poesía, literatura. Ya Iván Cruz lo recordó, en su primaria hace unos años llegaron a leer a su escuela escritores que a la larga se convirtieron en grandes maestros de esta onda.

Mario Alberto Bautista dijo...

Ora sí se destramparon.

Anónimo dijo...

hola fernando, oye, recién hemos recibido la noticia de que ya se publicó el libro que nos estaba editando Alejandro Aldana, quería ver cuándo nos podemos ver para que te lleve unos ejemplares del libro,y también para ver si quisieras presentarlo que el cafe biomaya.

raúl vázquez

EL PÁVIDO NÁVIDO dijo...

Por fin doy con este sitio. Lástima que no llegué a la hora de la lectura en la escuela, los niños siempre alivianan cualquier asunto con su inteligencia y potencial poético. El asunto sobre si entienden o no, es un tanto intrascendente, entienden lo que quieren entender y más. Chingón conocerlos entre las lluvias chiapanecas, regreso a las letras con el gustazo de nuevos amigos y el placer de la marginalidad. Ni punto de comparación con Acapulco, sencillamente, no.
Besos y copas
El P.N.

Anónimo dijo...

Lo que hicieron me hizo recordarme a mi misma, nunca he olvidado la primera vez que vi a escritores en persona, vivos, reales y fue en mi secundaria. Sinceramente creo que más de uno de esos niños recordará (como yo) esa experiencia toda su vida.

Mikami

Anónimo dijo...

No mamen parece el grupo sentimental de doña carmelita sabines, qué club tan patetico de compalcencias mutuas, ay tú fuiste mejor, no tu fuiste la mejor ay no loca tú fuiste la mejor, ya bajenle a su pozol bola de mampos, ay julian gerber fue elmejor, bola de lameculos. Si todo fue por tu madre fernandito, sin ella tú no eres nadie wey, y todos los demás que participaron en tu mamada de pajaros te los puedes meter por el culo bola de pendejos todos.
Ya estoy hasta la madre de jóvenes poetas como ´tu. que les pasa tiene mierda en el cerebro o qué. rodulfo figueroa solo lo conocen en tu pinche pueblo cabron.
Hya las señoritatuxtlecas hablando de sus recuerdos pinche bola de viejitas mamonas.

el xulel

Anónimo dijo...

ese comentario suena a balam rodrigo, sos vos, señoría?

Anónimo dijo...

¡Chale! No cabe duda que para ser un pendejo se necesita talento y tezón.
Yo he intentado comportarme como un gran pendejo, como los anónimos, pero veo que no tengo lo necesario, ya me dio flojera. No llegue sino a ser un pobre pendejo.
Se necesita de veras estar herido o de plano muchas ganas de chingar. Los admiro, me cae...
Saludos para la banda chiapaneca, la chida, y para los demás no chiapanecos que conocí allá.
Fue una experiencia padre la de la Rodulfo.
Un abrazo,
lp

EL PÁVIDO NÁVIDO dijo...

"Si todo fue por tu madre fernandito, sin ella tú no eres nadie" oséa ¿cómo? ¿El tal xulel nació por generación espontánea? El asunto es que, y no es el caso, por peor que sea la madre de uno, uno no sería nadie, ni nada, claro sin quitar méritos al padre. Ya búsquense mejores pretextos para denostar, ya pasó de moda, y hasta se ve mal, insultar usando referencias a la jotería. Lo de ahora es hacer mejor las cosas, eso ofende más, cala hondo en el orgullo porque evidencia la poqueza de uno, no las mamadas de hacer pasar a la gente por paty chapoy, eso nada más hace notar la poca monta del coeficiente intelectual de quien escupe cuanta estupidez copia de telehit.
Besos y copas
El P.N.

Artes poéticas

Revista La Otra